¡Te propongo estos objetivos para el nuevo año!

Aunque las personas somos conscientes de los hábitos que nos harán disfrutar de una vida sana y plena, a menudo nos dejamos llevar por la rutina o la falta de tiempo y finalmente no los implantamos en nuestro día a día. Hoy quiero recordarte una serie de consejos para gozar de bienestar y llamar la atención sobre lo importante que es que los incorporemos a nuestra vida cotidiana, ya que lejos de perder tiempo, ganaremos en calidad de vida y longevidad:

➢ Más allá de los productos que ingiramos, que desde luego tienen que ser lo más naturales posibles y alejarnos de los procesados, es fundamental la ración, es decir, la cantidad que comamos. Calcular la cantidad que consumimos nos ayudará a perder peso, evitaremos la sensación de hinchazón y ayudaremos a que el organismo desarrolle su metabolismo adecuadamente. Una buena manera de delimitar tus raciones es calcular cuánto cabe en uno de tus platos y utilizarlo como medida.

Reduce al máximo el consumo de alcohol. Al ser una sustancia líquida, muchas veces no somos conscientes de que engorda tanto o más que muchas comidas procesadas y con grasas, pero el alcohol es uno de los mayores enemigos si queremos gozar de una vida plena, pues tiene una elevada cantidad de calorías vacías, que además no nos aportarán nada a nuestro organismo.

➢ Incorpora el ejercicio físico a tu día a día. Aunque solemos relegarlo al final de nuestras actividades por falta de tiempo, es importante que nos sentemos y reorganicemos nuestro esquema de prioridades, pues el ejercicio físico es fundamental para nuestro organismo, tanto desde el punto de vista estético como interno. Con treinta minutos por día, o cada dos días, será suficiente para mantener el cuerpo activo. Asimismo, te recomiendo que comiences a subir las escaleras andando o vayas a los sitios a pie o en bicicleta, pues son pequeños cambios que, además, fomentarán un estado mental positivo.

Duerme las horas necesarias. Otro aspecto al que no solemos prestar atención y que es de suma importancia es el sueño, que no solo nos ayudará a lucir un rostro más revitalizado y rejuvenecido, sino que dormir poco perjudica la actividad del organismo y sus funciones, y puedo favorecer la hipertensión arterial y cardiopatías, entre otras enfermedades metabólicas y endocrinas.

El agua debe ser tu principal aliado. Beber dos litros de agua es un hábito sencillo e incluirlo en tu día a día progresivamente no te costará nada, mientras que te aportará un gran número de beneficios, tanto a nivel dérmico, pues hidrata la piel y hace que luzca más sana, como a nivel orgánico, pues facilita el funcionamiento del organismo.

Cuidarte es fácil, solo hay que saber cómo y darse cuenta de que asumir una serie de hábitos saludables no es tan difícil como a veces creemos. Se trata de pequeños cambios que darán lugar a grandes resultados. La doctora Humildad Ruiz puede guiarte en este proceso. Para ello, puedes reservar una cita gratuita en el 941 25 00 25 para que te aconseje de la mejor opción para ti.