Envejecimiento cutáneo

¿Qué es?

El envejecimiento es un proceso complejo que empieza en el mismo momento del nacimiento y nos acompaña durante toda la vida.

Sabemos que envejecer es natural e inevitable. Sin embargo, actualmente podemos ayudar a nuestro organismo a hacerlo de la mejor manera posible, conservando una buena salud y un buen aspecto durante muchos años. La piel, al igual que el resto del cuerpo humano, también envejece.

Distinguimos 2 tipos de envejecimiento cutáneo:

  • Envejecimiento Cronológico
    Con el paso del tiempo, las células de la piel van perdiendo progresivamente la capacidad de realizar correctamente sus funciones. Las fibras de colágeno y elastina envejecen, perdiendo elasticidad y flexibilidad, aparecen las arrugas. La piel pierde tono, luminosidad y densidad. La vemos fina y apagada, con manchas.
  • Fotoenvejecimiento
    El fotoenvejecimiento es un envejecimiento prematuro de la piel debido a la acción de los rayos ultravioletas de la radiación solar. La piel aparece áspera, apergaminada, cetrina, con arrugas finas y profundas, y abundantes manchas solares (lentigo solar).

Causas de envejecimiento cutáneo

El envejecimiento biológico está ligado a procesos de oxidación a nivel molecular, originados por la producción de radicales libres. Está demostrado que una alimentación no adecuada es una de las causas principales de la puesta en marcha de formación de radicales libres en nuestro organismo. La transformación de los alimentos en sustratos más simples, de los cuales es posible obtener energía, involucra reacciones químicas de óxido-reducción. Durante el proceso de respiración celular se consume oxigeno y se libera dióxido de carbono y agua. Sin embargo durante esta transformación se producen también otras moléculas residuales, los radicales libres.

Si la cantidad de radicales libres producida es superior a la fisiológica, nuestro sistema antioxidante no es capaz de neutralizar este exceso, por lo que estos radicales libres agreden a las células, provocando daños más o menos graves. Es entonces cuando nos encontramos ante el stress oxidativo. Siempre debemos tener presente que los radicales libres constituyen un riesgo importantísimo y que es indispensable mantener su nivel en valores normales, de lo contrario aparecen daños celulares. Para poder hacer esto es imprescindible conoce los valores de los radicales libres en el organismo.

Recientemente se ha puesto a disposición de la clase médica un método revolucionario: FRAS (Free Radical Analytical System), que nos permite medir el nivel de radicales libres en la sangre.

Técnica de aplicación

El primer paso de este tratamiento es realizar una evaluación global del estrés oxidativo. Al paciente según su edad y tipo de piel se le facilita: 

  • antioxidantes
  • citoinmunorreguladores
  • pantalla solar por boca si está indicada
  • cremas de noche, día y contorno del ojo regularmente personalizadas

Buscamos el aporte en profundidad de los principios activos necesarios para nuestra reparación de colágeno, elastina, flacidez muscular, arrugas profundas y contornos perdidos...

Según el paciente y tras un buen diagnóstico empleamos los siguientes principios activos:

  • Ácido lipoico
  • Ácido Hialurónico
  • Dimetil Amino Etanol
  • Coenzima Q 10
  • Vitaminas, aminoácidos y oligoelementos
  • Bioautoregeneración con plaquetas del propio paciente Ácido Lactobiónico Hidroxiprolina 

Con este tratamiento hemos conseguido un protocolo completo y progresivo que nos permite tratar a cada paciente de forma individualizada.

El protocolo de tratamiento, es específico para cada paciente, en función del grado de envejecimiento y de las características de su piel.