Botox. Toxina botulínica

¿Por qué aparecen las arrugas?

Las arrugas aparecen como consecuencia de la edad y los daños causados en la piel por distintos factores,entre otros por las contracciones repetidas en una misma localización (musculatura de la mímica). El BOTOX (Toxina Botulínica de tipo A) es un medicamento producido por la bacteria del botulismo. El BOTOX no contiene la bacteria pero sí la toxina.

El objetivo

El objetivo de este tratamiento es eliminar o atenuar temporalmente las líneas de expresión situadas en el entrecejo, la región central de la frente y las “patas de gallo”. Mediante inyecciones intramusculares que contienen dosis muy pequeñas, se consigue la relajación del músculo y se evita su contracción, y por tanto, las consiguientes arrugas.

Los primeros resultados aparecen al partir del segundo día, pero son completos a los diez días. Siempre se realizará una nueva visita a los 7-10 días para comprobar que el resultado es óptimo o hacer un pequeño retoque. Estos resultados persisten varios meses, disminuyendo progresivamente entre el cuarto y séptimo mes. 

Después de este período el tratamiento puede repetirse.

Se trata de un tratamiento muy revolucionario en los últimos tiempos y de elección, tanto como prevención así como tratamiento de las arrugas de expresión del tercio superior de la cara.

Resultados

Los resultados son rápidos y temporales, produce un alto grado de satisfacción del paciente, ya que permite una expresión y mirada serena y relajada, así como la atenuación de arrugas de expresión.

Este tratamiento puede combinarse con otros como: luz pulsada (IPL), radio/frecuencia, peelings o cirugía.