Varices

¿Qué es?

Para hacer un buen tratamiento de varices, lo primero que debemos hacer es un diagnóstico, y asídistinguimos dos grupos:

  • Varices graves con repercusión hemodinámica, que es necesario derivarlo a cirujano vascular.
  • Dilatación de venas reticulares y teleangiectasias, que se considera una afección prioritariamente estética.

En este último grupo, es donde actuamos con dos tipos de tratamientos:

  1. Esclerosis química
  2. Esclerosis con láser (fotoesclerosis)

Esclerosis química

La Esclerosis consiste en inyectar un líquido, llamado esclerosante, en el interior de la variz.

La reacción inflamatoria controlada que se produce determina el cierre de la luz vascular y, por lo tanto, la desaparición de la variz.

En Medicina Estética se utilizan esclerosantes débiles, que no comporta ningún tipo de riesgo, si la técnica es adecuada.

Durante el tratamiento, las molestias son mínimas: el pinchazo producido por una aguja muy fina y algo de escozor al inyectar el esclerosante.

Después de cada sesión se coloca un discreto vendaje compresivo en la zona tratada durante cuarenta y ocho horas, que puede retirarse las veces que sea necesario para realizar la higiene corporal.

Durante el tratamiento, debe evitarse la exposición solar de las zonas tratadas.

Láser Neodimio-Yag

La Esclerosis con láser (fotoesclerosis) consiste en tratar las varices por medio de un láser Nd-Yag de 1064 nm., de alta energía, siendo una opción eficaz y segura para el tratamiento médico de las telangiectasias y varices superficiales.

Este novedoso y avanzado sistema láser permite emplear con precisión la suficiente cantidad de energía para intentar eliminar los vasos sanguíneos a diversas profundidades. Emite un pulso de luz que penetra en la piel, calienta y coagula los vasos sanguíneos que son la causa de la lesión, el tejido normal circundante al área tratada apenas es afectada.

Pueden tratarse en manchas de vino oporto, venas en las piernas, venas en forma de araña y varios tipos diferentes de lesiones vasculares, como angiomas, hemangiomas, couperosis, punto rubí, etc.

La terapia con láser puede combinarse también con la esclerosis vascular.